15 enero, 2016


Este dibujo, marca el comienzo de toda la creación posterior.
Después de otros dos bocetos,
que no me terminaron de satisfacer,
consigo concretar la idea que tenía en mi cabeza.
El carácter que le quería dar al dragón:
Hacer de él un personaje enigmático,
con personalidad y contemple,
con cierta nobleza.
El resto ya estaba en mi mente,
crear un ser que se extiende, reptando,
por toda la ciudad.
Elegí esta imagen de hong kong +
sin darme cuenta de que en realidad
se trataba de un montaje.
Luego, cuando estuve trabajando en ella,
me fijé de que esa vista tan distópica
no podía existir, pero sí muchas
que se le parecen, y la idea de masificación,
en esta foto, era extremadamente sugerente.