07 enero, 2016



Un perro nazi deambula por detrás del hipermercado solar.
Un perro azul
con un collar nuevo
y una fotografía de Doris Jane
y una pegatina a la espalda fundida con su piel también
hay una calavera de cinco puntas.
Un perro azul nazi
y un gato sin rabo
indignado con su propia naturaleza transexual
y un jersey rosa que alguien lleva puesto
sin ninguna gracia
debajo de una camisa
llena de polvo de algún planeta exótico,
una rata con poderes transgénico mentales
que puede hacerte recuperar la fe en la indiferencia.
Que recuperes el amor a la oscuridad
con todo lo que eso supone
para los principios de la organización.

PERRO AZUL NAZI. Acuarela